Caravanserai Zeynuddin

A unos 60 km de la ciudad de Yazd, en el medio de la nada y en el coraźon del solitario desierto de Mehriz, se encuentra uno de los Caravansarais mejor conservados del mundo: Zeynuddin.
Un Caravansarai es una construcción destinada en su día al alojamiento de caravanas, la mayoría pertenecientes a la ruta de la seda. Estas construcciones eran imprescindibles para la subsistencia de las rutas comerciales, ya que sin ellas una caravana no podría desplazarse a través del desierto, pues necesitaba lugares donde pernoctar y refugiarse del ataque nocturno de los bandidos y del rigor del desierto y la meseta. Un camino comercial no se consideraba seguro si, saliendo de madrugada de un caravansarai, no llegabas al siguiente antes de anochecer.
Zeynuddin es uno de los 999 caravansarais que mandó construir el emperador Abbas I el grande. Hoy en día, para poder conocer aquel mismo estilo de vida, el caravansarai se mantiene exactamente como se construyó en su época: las habitaciones son sencillos arcos cóncavos enclavados en los muros y separados del pasillo por una mera cortina, y los servicios están fuera de las habitaciones, en estancias independientes para damas y caballeros. Dormirás en el suelo sobre colchones gruesos en lugar de camas, tal como dormían los viajeros de la ruta de la seda en el siglo XVII, y por la noche, con un poco de suerte, si no hay nubes, podrás subir al tejado a observar la vía láctea; el cielo del desierto es divino. Es el mejor lugar para relajarte y disfrutar del silencio del desierto. La cena y el desayuno son de tipo buffet y se sirven en el comedor.